“Escuelas Para la Paz”: una propuesta humanizante para mejorar la calidad educativa

"No educas cuando impones tus convicciones, sino cuando suscitas convicciones personales. No educas cuando impones caminos, sino cuando enseñas a caminar. No educas cuando impones el sometimiento, sino cuando despiertas el coraje de ser libre", asegura la Fundación Escuelas Para la Paz.

Por Casandra Quevedo

previous arrow
next arrow
Slider

“Escuelas Para la Paz” nació como un deseo de mejorar la calidad educativa. Su propuesta se basa en el paradigma de una educación humanizante, que trascienda al viejo, ya que lo consideran robotizante (individualista y de competencia). Para estas nuevas escuelas, lo que cambia al planeta es la consciencia, y lo que crea la consciencia es la educación. Lo que buscan cambiar son todos los ámbitos de la vida de las personas.

Su misión está dirigida a generar (mediante la educación en valores): una política con principios, una economía con ética, una ciencia con humanismo, una sociedad con justicia y libertad, un ser humano más humano. Por este motivo, generan talleres y diplomaturas para docentes, donde les brindan una formación completa y axiológica.

Desde Expresión Norte, tuvimos el placer de conversar con Elena Ibars, quién es la Directora Del “Centro Holístico hacía la Excelencia Humana”; y la Fundadora, Presidenta y Coordinadora General de la “Fundación Escuelas Para la Paz”. La licenciada nos contó en qué consiste la educación de estas escuelas en Córdoba.

¿Cómo adaptaron la Propuesta de “Escuelas Para la Paz” a la realidad de Córdoba cuando comenzaron en 2003?

Cuando comenzamos los primeros Centros Educativos que dijeron “si”, fueron los privados. Luego se sumaron los Municipales y finalmente los Provinciales. La propuesta pedagógica de Escuelas para la Paz se adapta, es decir, se la puede aplicar fácilmente en todos los niveles del sistema educativo (Inicial, Primario, Secundario y Universitario), mas allá de la realidad socio-cultural de cada sector. Apuesta al cambio de consciencia desde una nueva educación que enfatiza el paradigma de una “educación humanizante”.

¿Qué enfatiza la Educación Humanizante?

Principalmente, prioriza la educación del carácter humano, educando dones y talentos desde la formación en valores humanos. También enfatiza la calidad en vínculos y en contenidos, además de los aprendizajes significativos para la vida y para la autorrealización junto a otros. Se trata de una educación de la consciencia de la unidad en la diversidad, que revaloriza al docente como un agente protagonista para la paz. La educación humanizante enseña como gestionar las emociones, usar el discernimiento y ser la mejor versión de uno mismo.

¿Cuáles fueron las 11 estrategias básicas que comenzaron a brindar en Escuelas Para la Paz y que después fueron ampliando?

Las 11 estrategias de Educación en Valores Humanos (EVH) inician e inspiran la propuesta de Escuelas para la Paz. Tienen su origen en el Programa “Educare” de India, a las que se le realizaron algunas adaptaciones. Ellas son: Armonización entre cuerpo, mente y espíritu;
Ser ejemplo; Practica del silencio; Experienciación; Comparación; Lenguaje EVH; Narración EVH; Frases EVH; Actividad Grupal EVH; Canto EVH; y Practicas de Internalización EVH.

Más tarde, se enriquecieron con la incorporación de la “Sabiduría del Eneagrama”, para reconocer las distintas personalidades de alumnos, padres y docentes. También con la educación de las “Inteligencias Múltiples”, y dentro de ellas enfatizamos la “Inteligencia Emocional”, a las que nosotros le sumamos la Educación Espiritual.

¿Cómo se debe educar en la diversidad, teniendo en cuenta los valores y enseñanzas que ya vienen incorporados desde el hogar?

Cuando educas desde, por y para el amor (que es nuestra verdadera naturaleza humana), el respeto por la diversidad es una consecuencia. Si desde la infancia enseñamos a aceptar las diferencias, no sería necesario hablar de inclusión, sino que bastaría con aprender a convivir como humanos. Las diferencias nos enriquecen; el respeto y el amor nos unen.

¿Crees que la evaluación, cómo se conoce en la mayoría de las escuelas, es una buena instancia para el aprendizaje de los alumnos?

La evaluación es un fenómeno ético, no solo técnico. Para ello hay de discernir a qué valores sirve y a qué valores ataca. El “paradigma robotizante”, lo que enfatiza es la memorización de datos y fechas. Se basa en repetir, en decir “qué pensar” y sus resultados son cuantitativos. En cambio, el “paradigma humanizante” enfatiza la comprensión y la reflexión. También se basa en crear e innovar, enseña cómo pensar y sus resultados son cualitativos.

¿Cuál es la evolución que notan en los alumnos que se forman en Escuelas Para la Paz? ¿Se pueden ver reflejada la enseñanza en valores en su vida cotidiana una vez que ya egresaron?

Los beneficios (resultados) de una educación desde la propuesta teórico-práctico-vivencial, de Escuelas para la Paz, son muchísimos. Los alumnos son personas con valores humanos; más coherentes en el pensar, sentir y actuar; tienen mayor autoestima; son más solidarios, están preparados para vivir en libertad con responsabilidad; más felices; y, en definitiva, son más humanos.