La Fundación del Padre Mariano Oberlin inauguró la primera fabrica de madera plástica de la ciudad

Según destacaron desde la Municipalidad de Córdoba, entre sus ventajas, la madera plástica no se astilla ni quiebra y tiene gran resistencia a la humedad. El sacerdote fue reconocido por su labor con los jóvenes a favor de la sostenibilidad.

Por Casandra Quevedo

previous arrow
next arrow
Slider

La Municipalidad de Córdoba inauguró este miércoles la primera fabrica social de madera plástica de la ciudad. La misma estará a cargo de la Fundación Mundo Müller, que es dirigida por “el sacerdote de la gente”, Mariano Oberlin. En conjunto con el intendente Martín Llaryora, que visitó el lugar, firmaron un convenio para ponerla en funcionamiento.

La Fundación del padre Oberlin utiliza como materia prima botellas plásticas fundidas, y de esta manera, reduce el impacto ambiental de la ciudad de Córdoba, al darle vida útil a estos residuos. Por medio de una máquina trituradora y una estrusora, se tratan las botellas de plástico hasta reciclarlas y convertirlas en tachos de residuos, bancos de plazas, maderas plásticas para casas, y vigas, entre otros.

De esta manera, tanto la Fundación del sacerdote Mariano Oberlin, más “Córdoba Obras y Servicios” y la Secretaría de Gestión Ambiental y Sostenibilidad, crearon este formato que a la vez se va a complementar con un sistema de recolección. En distintos puntos verdes de la ciudad se van a ir retirando botellas que posteriormente serán llevadas para su proceso a la fábrica.

Por su incansable labor para “sacar los chicos de las calles” y ayudarlos en su rehabilitación, al mismo tiempo que les da un proyecto laboral y de vida, el padre Mariano Oberlin fue reconocido con una placa que le entregó Martín Llaryora. El sacerdote no solo colabora con la comunidad con sus proyectos, sino también con el medio ambiente.