SENAF: denunciaron precarización de la línea 102, encargada de velar por los derechos de los Niños

Durante toda la cuarentena, 7 de cada 10 denuncias de la línea 102 de SENAF no recibieron intervención. Las trabajadoras reclaman la situación laboral precarizada en la que se encuentran y la falta de recursos para poder cumplir con su función.

previous arrow
next arrow
Slider

La situación de la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia de Córdoba (SENAF), es muy delicada. Esta institución; de la cual dependen muchos programas, residencias y lugares como el Complejo Esperanza; viene pasando hace mucho tiempo por un vaciamiento y reducción (tanto en los cargos, como en el presupuesto que envía la Provincia). Esta situación de precarización atenta contra su funcionamiento.

Virginia, una de las voceras de los reclamos que se vienen haciendo desde las empleadas de la Secretaría, explicó: “La situación por la que está pasando la SENAF, es la que están atravesando la mayoría de las compañeras precarizadas, las cuales son monotributistas, becarias y algunas que tienen un ‘contrato’ como acompañantes hospitalarias. Ellas están percibiendo un sueldo de 7.700 pesos a 10.000. Algunas no tienen obra social ni ART. En el caso de las monotributistas, cobran 23.400 y ninguna tiene obra social”.

Esta precarización de la institución, también impacta de manera directa en el público. Otra de las denuncias que se hicieron desde la SENAF, es el vaciamiento de la línea 102, el servicio telefónico encargado de orientar y denunciar situaciones de vulneración de derechos de niñas, niños y adolescentes.

Humberto, otro de los voceros de la institución, habló sobre los objetivos de este reclamo: “La línea 102 para nosotros es un ejemplo muy claro de lo que estamos diciendo, porque cuenta con un servicio de recepción de la demanda, donde cualquiera puede llamar. El problema aquí no es el de la recepción de la denuncia, sino lo que hace después la SENAF con esa situación de la vulneración de derechos. En la actualidad hay más de 1600 denuncias, de las cuales hay menos de 300 que tienen intervención concreta”.

Para que la SENAF pueda cumplir con su tarea, se necesita personal afectado en esta terea y vehículos para poder trasladarse a la zona desde la que se realizó la denuncia, dos cosas que en este momento hacen falta en la institución. Por este motivo, el representante remarcó la necesidad de un correcto funcionamiento del espacio: “La cuarentena hace que las situaciones de vulneración de derechos, abuso sexual y maltrato infantil, queden en el ámbito intrafamiliar y que sea mucho más complejo que emerjan a la sociedad. Por eso, la línea 102 en este contexto de pandemia, debería ser una prioridad del Gobierno”.

El pedido de las trabajadoras de la SENAF es claro. Virginia exclamó: “Nosotras estamos convencidas de que la institución debe tener una presencia fuerte en los territorios y personal idóneo. Para eso, la Provincia tiene que invertir en la Secretaría, para que el personal no esté precarizado y la SENAF no deje de funcionar en cuarentena”. Por último, la vocera agregó que hasta el momento no han recibido respuestas concretas de las autoridades para tener un diálogo y pidió la colaboración de la ciudadanía en su reclamo.