Taller Moreno y un legado que continúa: “Si me necesitan, yo estaré para ayudar”

Taller Moreno supo construir una sólida y reconocida trayectoria en el mundo de la chapa y la pintura de automóviles. Con décadas de vigencia plena, su fundador y responsable comienza a delegar “la posta” a quien continuará con su legado.

Por: Lic. Javier Alday

previous arrow
next arrow
Slider

La historia de un taller sintetizada en una afirmación: “Le he llegado a hacer autos a los nietos de mis primeros clientes”, aseguró Miguel Moreno, quien compartió la historia de su Taller de Chapa y Pintura: “Desde los 16 años de edad empecé a trabajar en un taller, como barrendero. En el año 1976 me independicé en mi casa, pero cuando compré la cabina de pintura no tenía dónde armarla. La solución fue alquilar este galpón, en el año 2005, donde está el taller actualmente”.

¿Cuáles fueron los cambios más significativos, en cuanto a técnicas de trabajo, a lo largo de la historia del taller?

En la parte de chapa, si bien hoy se utiliza un expansor hidráulico; antes se tenían que utilizar cadenas y tensores. En cuanto a la pintura, cuando yo comencé, estaban en la calle los Rambler, los Falcon, los Valiant y se pintaban con pintura al duco, que fue la primera pintura que se utilizó para automóviles. Luego del duco, vinieron los acrílicos y posteriormente los acrílicos bicapas. Finalmente, hoy pintamos con pintura poliuretánica o poliéster con laqueado. En este sentido, nuestro taller cuenta con laboratorio de color propio.

Personalmente, ¿prefiere trabajar con las chapas antiguas o las actuales?

Personalmente, prefiero el tipo de chapa antigua para trabajar; lo que no quiere decir que las  chapas de antes eran mejores. Los automóviles cambiaron totalmente en pos de una mayor seguridad. Las chapas actuales, si bien son más finas o son de plástico, tienen otros procesos que hacen que prácticamente no se piquen. Antes los autos se oxidaban mucho.

¿Sigue en vigencia el trabajo “artesanal”?

¡Sí! Cuando una persona choca, pero cuenta con un seguro contra todo riesgo y franquicia; la mayor parte la paga el seguro. Si la pieza tiene hasta un 20% de abolladura o daño, la aseguradora nos pide que la reparemos y allí se debe hacer el trabajo artesanal. Pero el mayor trabajo artesanal se realiza cuando es el cliente quien debe costear todos los gastos de un choque.

¿Cuál es la fórmula para consolidar un taller durante tantos años?

Saber reconocer los errores cuando los cometemos y solucionarlos. Nadie es infalible. Esto que te comento, nos ha hecho ganar muchísimos clientes.

Ahora que se está retirando, ¿cómo se hace para desprenderse del oficio amado?

Cuesta… cuesta desprenderse. Pero estoy necesitando descansar un poco de la rutina y los compromisos. Ya tengo 70 años y lo que se hizo, se hizo. Quiero levantarme a la mañana y decir: “¡Qué lindo día para pescar!”, agarrar la caña e irme. Me siento bien y estoy sano, así que si me necesitan en el Taller, yo estaré para ayudar. Al oficio de uno no se lo olvida de la noche para la mañana. Además, tengo una relación muy buena con Mauricio, así que siempre estaré cerca.

Más información: Av. Monseñor Pablo Cabrera 3751 – Bº La France – Cel: 3513533081- 3516693694.