Gastón Semenzín: “Un rayo” de barrio Poeta Lugones al ascenso del fútbol italiano

El delantero pasó de jugar en el Cub Instituto de Córdoba, al A.S.D Reggiomediterranea 1986 de la Serie D del ascenso italiano.

previous arrow
next arrow
Slider

Gastón “El Rayo” Semenzín, es un gran representante de la zona norte de Córdoba. El delantero de 21 años que se formó en el Club Instituto, vivió en Barrio Poeta Lugones y además fue al colegio Mater Purissima de B° Alto Verde. Ahora, su gran presente es en Italia: esta temporada fue fichado y jugará en el A.S.D. Reggiomediterranea 1986 de la Serie D del ascenso. Esta es una gran oportunidad, ya que el Club le brinda alojamiento pago, comida, gimnasio y un sueldo como jugador. En una entrevista excusiva con Expresión Norte, hizo un repaso por su carrera.

¿Cuántos años estuviste en Instituto? ¿Qué recuerdos tenés y por qué te fuiste?

G.S:”Llegué a Instituto a los 10 años, fui a hacer una prueba pero ya habían pasado, entonces me mandan directamente a la escuelita de fútbol, donde estuve un año. De ahí me subieron a la categoría B, estuve un año y medio. Después me subieron a categoría A de la Liga Cordobesa, hasta inscribirme en AFA. La verdad que Instituto fue una segunda casa, porque pasaba más tiempo en el club que en cualquier lado”.

¿Qué técnicos te marcaron más? ¿Te quedaste con la “espina” de no haber podido debutar en la primera?

G.S: “No me gusta decir quién más me marcó o elegir una persona, porque los nombraría a todos por lo que me dejaron. Pero el que más me marcó es César Zabala, quién estuvo en primera hace un tiempito. Y la verdad es que sí, me hubiese gustado debutar en primera. Tuve la posibilidad de formar parte de plante cuando estuvo Darío Franco, pero por cosas del fútbol no tuve posibilidad de debutar”.

Instituto fue una segunda casa, porque pasaba más tiempo en el club que en cualquier lado”.

¿Cómo se dio la posibilidad de viajar a Europa? ¿En qué otros clubes te probaste?

G.S: “Yo me fui de club por ese motivo. Me estaba poniendo más grande y las posibilidades de llegar a plantel de primera no estaban llegando. Por eso tomé a decisión de que necesitaba cambiar de aire y buscar por otro lado. La posibilidad de viajar a Europa se da por un representante de España, quién me lleva a ese país. Para ese entonces yo ya estaba en Italia por el trámite de la ciudadanía y jugando en el Alcalá de Sevilla. Lamentablemente cuando llegué el transfer me demoró 45 días y después declararon la pandemia. Ahí me tocó volver a Italia por la ciudadanía y en el nuevo mercado de pases, me llegó una posibilidad mejor”.

¿Cómo se dio la chance de llegar al A.S.D. Reggiomediterranea 1986 de la Serie D del ascenso italiano? ¿Con qué club te encontraste? ¿Qué sentiste al dar este “salto” en tu carrera?

G.S: “Me llamaron y me hablaron de un proyecto lindo con argentinos. Era algo que me cerraba por todos lados y tomé la decisión de no volver a España y de quedarme en Italia. Cuando llego me encontré con un club completamente serio, que no deja ningún cabo sin atar, con las ideas claras y un proyecto donde todos hacen su parte. Es un buen lugar para progresar y hacerse ver”.

“Me llamaron y me hablaron de un proyecto lindo con argentinos. Era algo que me cerraba por todos lados y tomé la decisión de no volver a España y de quedarme en Italia”

¿Estás con otros argentinos o cordobeses allá? ¿Cómo es la ciudad? ¿A dónde estás viviendo y cómo son tus días? ¿Manejas el idioma?

G.S: “Llegaron otros 8 argentinos, somos 9 en total entre los más grandes y más chicos, porque acá deben haber al menos 3 amber (chicos) en cancha. Así que es lindo porque estamos lejos de casa, pero no estamos solos. La ciudad está al sur de Italia y parece argentina. Estamos bien y hemos jugado ya un par de amistosos, así que estamos con ganas. Ahora el 16 de septiembre arranca la Copa Italia. Respecto al idioma, la verdad es que no fue un problema porque desde un principio me gustó y para hacer e trámite de la ciudadanía necesitaba hablar. Así que tuve que aprender”.

¿Qué expectativas tenés y cuáles son tus sueños dentro del fútbol?

G.S: “No sé si tomo esto como un ‘salto a mi carrera’, pero si o veo como otro paso o el primero en Europa. Es una oportunidad para que (si las cosas salen bien) pueda dar un gran salto. Mi expectativa es poder jugar (aunque en tiempo de pandemia es difícil), hacerme ver, salir campeón o pelear algo importante. Después si, ir paso a paso. Hay que empezar la pretemporada, jugar la Copa Italia, pasar de ronda y empezar el campeonato. Mi sueño en el fútbol es vivir de esto y llegar lo más alto posible”.